Bilquis Evely Clayton Cowles DC Comics Eric M. Squivel Fernando Pasarin Games Grant Morrison Jason Paz Jeromy Cox Jordie Bellaire Jorge Fornes Liam Sharp Mat Lopes Mikel Janín Novedades DC USA Priest Ramon Villalobos Simon Spurrier Steve Oliff Tamra Bonvillain Tom King Tom Orzechowski Willie Schubert

Novedades DC USA #12

Novedades DC USA #12

Uno de mis pequeños placeres es la lectura semanal de los cómics de DC , pero hay semanas que la lista de cómics publicados, ocasionan que la sensación de felicidad sea aun mayor. Hoy es uno de esos días, como no sentir que el pulso se acelera, y que el rostro ofrece una sonrisa infantil, cuando lo que uno tiene delante son los debuts de Shazam y Martian Manhunter – cuya reseña se publicará el jueves por la tarde- o las historias – y sus cliffhangers- de Batman#60, Doomsday Clock#eight – cuya reseña podrá leerse mañana por la mañana- y Inexperienced Lantern#2 entre otras.
Sin duda es muy buena época para ser lector de DC , en días como hoy, el precio del cómic parece barato por las enormes emociones que generan, que al last es lo que importa.

Batman#60 de Tom King, Mikel Janín, Jorge Fornés, Jordie Bellaire, Clayton Cowles

Hay una corriente de opinión generalizada que señala que King en Batman se mueve mejor en las historias cortas y que es un escritor analítico. Sin ser una opinión errónea, si se ha de señalar, que lo que hace que King sea uno de los mejores guionistas de los últimos años, es que es eso y lo contrario. Pocos cómics en el último lustro han conseguido que el corazón de los lectores se encogiese y a las páginas cayesen lentamente un par de lágrimas, como lo consiguió Batman Anual#2 , y pocos cómics en DC están construyendo una gran historia que finalizará al superar la centena de números.
Batman#50 supuso muchas cosas – y por ello se le ha de considerar un cómic a tener muy en cuenta -, entre ellas, ser la alarma que indica que está historia es más que el relato amoroso de Selina y Bruce, que es una vuelta de tuerca a la clásica historia en la que un villano pretende quebrar al héroe.

King tiene todo pensado – sí, sí, es analítico – y número a número va uniendo los puntos, sabiendo perfectamente cuando dar los golpes de efecto que hacen que el lector exclame ”WTF” , uno de ellos aconteció en la última página de Batman#50 , otro en Batman#60 . ¿Alguien se lo esperaba?
Sí, su figura había sido presentada al inició de esta saga, incluso se le había visto en el epílogo de la bat-boda – ¿De verdad hay quién no considera la última viñeta de la última página un grandioso golpe de efecto?- pero..¿Él?

Pero además de tener un sobresaliente guion – la trama interesa y genera emociones-, la precise etapa de Batman está magníficamente narrada, hecho que sucede de nuevo en Batman#60 gracias a uno de los artistas regulares de la serie en Renacimiento, por quién rezamos para que nunca se vaya del título, y a un artista novel en la colección, pero del que se puede profetizar que se va a convertir en recurring.

Janín se encarga de narrar dos tramas, la que sucede en la batcueva y la protagonizada por Gordon; de la primera destacar el gran trabajo gestual en las nueve viñetas en la que el Pingüino señala la verdadera interpretación del poema de Shakespeare. De la segunda, la página en la que el comisario coge el bate de los Knights. ¡Pero cada página es una maravilla!
Fornés se ocupa de la búsqueda de respuestas por parte de Batman en los tejados de una lluviosa Gotham y lo hace actuando con el desenfreno que le caracteriza desde Batman#51 y Batman#55 . El Batman de Fornés poco tiene que ver con el de Finch o el Daniel , estando mas cerca de las versiones de Kane o Mazzucchelli, y es de esperar que haya llegado para quedarse. Es poco musculoso, pero se muestra poderoso, es pequeño, pero se percibe imponente.
De su excelso arte, se pueden destacar la página de nueve viñetas con Batman y su gancho, o aquella en la que se muestra la precise situación de del héroe de Gotham gracias a unos puntos y una linea blanca a modo de ojos y boca, o esa terrorífica sonrisa sin máscara.

Y junto a ellos, la narración es sobresaliente gracias al trabajo de Bellaire al shade, representando y separando las diferentes tramas gracias al uso del azul, el marrón y el rojo.

En conclusión, un gran número que brilla por su ritmo, por su impactante cliffhanger, y por su narración.

The Dreaming#four de Simon Spurrier, Bilquis Evely, Mat Lopes

No es actual, no puede ser actual ¿Será una pesadilla? ¿Cómo ha podido suceder?
No es algo nuevo, con sus pequeños cambios, la historia se repite una y otra vez, ante una situación de disaster, y en ausencia de un líder, la población mira a la izquierda, y si ahí encuentra el vacío, la ineficacia, mira a la derecha, la cual, otra cosa no, pero colocará las cosas en sus sitio y no tendrá miedo a usar la guillotina contra todo aquel que critique su orden. Orden basado en la violencia y en el miedo.
A las pocas horas, días, semanas, los que otorgaron el poder a la Fuerza, a la Sinrazón, se dan cuenta del horrible error cometido, que una vez liberado el monstruo, no hay quien detenga su hambre, su destrucción, su locura.

El primer paso para salir de la jaula o descender del árbol es no esconderse, no acurrucarse, ni evadirse, y tomar conciencia de que esa horrible situación es actual, del mismo modo que es actual la posibilidad de escapar de ese férreo gobierno, y vencerlo gracias al sueño de las personas, al regreso al punto de partida

Y que no se confunda el lector, no estamos hablando del siglo XX o del XXI, ni de EE.UU., Brasil o España, sino de The Dreaming#four , una historia de ficción muy actual ¿A caso del mismo modo que las pesadillas se hacen realidad, no ocurre lo mismo con los sueños?

Ademas de esta situación de desamparo en la que se halla el Reino de Sueño, Spurrier enfrenta a Caín con su origen, con quien es él en realidad, y lo que ve y escucha es muy diferente a lo que siempre ha creído y asumido, y para ello que mejor manera que ver el precise comportamiento de su hermano Abel.

The Dreaming#four esta compusto por 23 páginas magistralmente narradas por Evely , destacando las paginas iniciales y finales de Caín, el diseño de Baku, las sobrecogedoras miradas de Mervin y Dora, o la ausencia de fondo de la penúltima página. Sin olvidar de la paleta de grises, rojos, azules y marrones que ofrece Lopes , resaltando especialmente su trabajo en las páginas protagonizadas por Caín.

En definitiva The Dreaming#four es una historia de Vertigo , una historia de Sandman , una historia muy actual situada en el reino de Sueño y una historia que merece ser leída y releída.

Deathstroke#38 de Priest, Fernando Pasarin, Jason Paz, Jeromy Cox, Willie Schubert

Permitidme imaginar, especular, en como Priest en su animo de no estancarse, de ir más allá con el personaje, determine, como Robinson con el bueno de Jack Knight, mandar a Slade al espacio, que sus nuevas aventuras se desarollen en una galaxia muy, muy, lejana. Es muy posible que Andrea Shea, Alex Antone y Brian Cunningham – editores de la colección – al escuchar o leer esta concept, exclamasen “Es una locura” . O tal vez a este pensamiento llegó al propio guionista sin recurrir al editor, y por ello unió ambos puntos.

Desde su inició, cada número cuenta una parte del ayer, del hoy y del mañana. Y Deathstroke#38 – o el libro tres de Deathstroke Arkham – no iba a ser menos; hay paginas que nos recuerdan que aquello tiene relación con números anteriores, otras que son el presente, que narran la historia de Slade dentro de Arkham o la de Willow y Dos Caras en Vietnam, y otras avisan del futuro de la colección, como las referencias a las dos semanas de guerra en el planeta Pulor.
A esta narrativa no lineal, se le suma el humor de Priest y sus diálogos sociales , que en esta ocasión reflexionan sobre la salud psychological, la función de los psiquiátricos y los que en ellos habitan.

Y si el guión es sobresaliente, no lo es menos el arte narrativo de Pasarin , destacando las cuatro paginas en las que Slade se enfrenta al private de seguridad.
La primera de ellas presenta cinco tiras de viñetas; las cuatro primeras formadas cada una de ellas por cuatro viñetas: en la primera se muestra a Slade lanzado contra una pared acolchada y sangrando por la boca, en la segunda se muestra la causa, la culata de un arma. En la tercera se ve a Slade incorporándose y retirándose la sangre con la mano, siendo en la cuarta donde se muestra como se lanza contra los dos miembros de seguridad. La quinta tira resulta brillante, mientras el globo de dialogo de la psiquiatra informa que le han suprimido sus poderes, el lector ve una tira en blanco en cuyo centro se sitúa una pequeña viñeta en la que Slade es reducido.

La siguiente página es de pura acción, y Pasarin utiliza nuevamente cinco tiras de viñetas y un complete de nueve viñetas, logrando una de las mejores páginas del cómic, muy dinámica y reflejando perfectamente la violencia. La que continua tiene una composición de página de dos tiras, la primera con un dibujo a media página – que muestra el gran trabajo de Cox al color- y la segunda con tres viñetas, donde al reducido Slade se le inyecta un medicamento.
Y la lucha concluye con una splash web page que muestra a un malherido Slade tumbado en una sangrienta habitación acolchada de Arkham.

También se debe resaltar el trabajo realizado al reflejar el masificado inside de Arkham, donde los ingresados se encuentran sentados, tumbados, durmiendo en el suelo, jugando al basket, al ajedrez, paseando,caminando con un palo de suero, corriendo, pintando en el suelo, escondiéndose…

En definitiva, Deathstroke ha sido, es y será una de las grandes colecciones de DC en Renacimiento, y su número #38 es un gran cómic que contiene interesantes tramas y un impactante cliffhanger.

Border City#four de Eric M. Squivel, Ramón Villalobos, Tamra Bonvillain

Con cada número de Border City se tiene la sensación de que la historia esta muy bien, tanto la trama social como la sobrenatural, pero que poco más se puede contar, pero es un error, porque con cada número s Esquivel y Villalobos sorprenden y narran un relato muy atractivo.
Como en anteriores números, se narra el pasado de uno de los protagonistas, en este caso el de la ilegal Julieta, hija de la española Ximena de Mercado y del brasileño José Quevado. En apenas tres paginas se narra una historia de amor interracial, la emigración a otro país, y los efectos que tiene en una niá el ser considerada ilegal. Si brillante es este flashback- perfectamente narrado por Villalobos y Bonvillain , no lo es menos la aparición del nuevo personaje de la colección, el sheriff Arnie Hernandez, un agente de la ley que se muestra duro y sin piedad respecto a los inmigrantes a pesar de ser hijo de inmigrantes, de padre italiano y de madre mexicana. Un hecho muy actual.

La segunda mitad del tebeo, a pesar de desarrollar la trama sobrenatural, no olvida la cuestión de frontera, de barrera, del miedo a los monstruos procedentes de otra tierra, de los cuales debemos protegernos mostrándonos fuertes. Esta trama mitológica no hace caer el ritmo, sino más bien abraza otra arista de la cuestión de extranjero y frontera, y hace que se haga mas fina la barrera entre héroes y villanos.

En definitiva, Border City confirma que es una gran colección que no deja de sorprender, y que está a la altura de la historia del sello bajo el que se pública.

The Inexperienced Lantern#2 de Grant Morrison, Liam Sharp, Steve Oliff, Tom Orzechowski

Los seres apasionados son propicios a tener autores fetiches, y el solo anuncio de una nueva obra suya genera entusiasmo y nerviosismo, disfrutándose de cada pequeño detalle de genialidad. En mi caso esta sensación ocurre, entre otros, con Woody Allen, Andres Calamaro, Antonio López y Morrison . Por ello, cuando salió el rumor de que el guionista de Los siete soldados de la victoria iba a ser el responsable de relanzar la colección de Inexperienced Lantern , en casa se abrió una botella de ginebra premium. Ningún otro autor podía atreverse con romper con lo establecido, con la dictadura de cómo debía narrarse este título desde que lo tomase Johns en 2004. Solo Morrison , que llega como lo hizo Maradona al calcio.
Morrison desprende carisma y osadía, y ello es igual de importante que escribir bien, muy bien, genial, sobre todo para un medio, para un arte, que es poco well-liked. El cómic necesita gente apasionada, que intente llevar este arte más allá y que se considera y se comporta como una estrella.

Una de las características del escoces es ser amante de la silver age, de aquellos años en lo que devoró comics con seis, siete, ocho, nueve y diez años, y de ello dejó marca en su atrevida y rompedora etapa de Batman . Y por lo visto en sus dos primeros números, ese amor por los cómics de los sesenta va a estar muy presente en su etapa de The Inexperienced Lantern .
Hay un viejo tebeo que seguramente Morrison ha releído para este inicio de etapa, Inexperienced Lantern Vol 2 #37 , el cual presenta dos historias, una inicial protagonizada por unas piratas a los que se enfrenta Hal, y una segunda, secuela de la primera, en la que el anillo le lleva a un planeta que gira en torno a Acrux, donde se halla Evil Star . Ambas tramas, piratas y villano van a estar muy presentes en este primer caso al que se ha de enfrentar el policia espacial, donde tiene mucha importancia el interrogatorio al detenido, y el modo de lograr las respuestas esperadas.
He ahí donde brilla el genio de Morrison , contar una historia al modo clásico, tradicional, pero con una envoltura bizarra, propia de los cómics evocadores, mágicos, imaginativos de los cincuenta y sesenta, con el añadido del humor y los diálogos descollantes como el relativo al nombre del villano.

En The Inexperienced Lantern#2 continua la investigación del robo del dial de los Luck Lords de Ventura y la muerte de un miembro del cuerpo de los Linternas Verdes, por parte de los piratas comandados por Mu, pero la confesión de la pirata, conducen a Hal ante un escenario inesperado. Con ello, Morrison se suma los impactantes cliffhangers del día.

Pero si es importante lo que se cuenta, de igual modo el como se cuenta, y en este caso Sharp y Oliff son igual de rompedores con los estándares de este cosmos durante la última década, acercando la estética de Alien . El trabajo es sobresaliente, ejemplo de ello sus iniciales dos páginas de cinco tiras, donde la oscuridad se va haciendo cada vez más seen, el diseño de Volk y del planeta OA, y la composición de pagina en la que se narra la conversación entre Volk y Hal.

En definitiva, Morrison, Sharp y Oliff han venido para dar un giro de timón, y por ahora la dirección tomada es muy interesante.

Nota: Hay una encuesta incluida en esta entrada, por favor, visita el sitio para participar en la encuesta de esta entrada.

He aquí la canción que ha resonado en mi cabeza tras leer dos de los cómics publicados hoy.

Categories